sábado, 11 de abril de 2009

Religiones y su utilidad moral

No son pocas las personas que constantemente hablan de la importancia de las religiones. El problema es que cada vez se quedan con menos argumentos. Uno de los pocos que les va quedando es que requerimos de las religiones para ser bueno, después de todo, tienen muchos preceptos morales y pautas para seguir.

Sinceramente me causa mucha gracia esa explicación. ¿Realmente esa gente habrá leído la Biblia, el Corán, la Torá, etc.? Lo dudo y mucho. A continuación les quiero colocar un experimento que realizó un psicólogo israelí (Tamarin):

Tamarin presentó a más de mil escolares israelíes, de entre 8 y 14 años, el relato de la batalla de Jericó del libro de Josué:

Josué dijo al pueblo: ¡Lanzad el grito de guerra, porque el SEÑOR os entrega la ciudad! La ciudad será dada a la destrucción en honor del SEÑOR, ella y todo lo que en ella hay… Pero todo el oro y toda la plata, así como todos los objetos de bronce y hierro, serán consagrados a SEÑOR e ingresarán en su tesoro… Luego destruyeron con la espada todo lo que había en la ciudad: hombres y mujeres, niños y ancianos, y hasta el ganado mayor y menor, y los asnos… Luego prendieron fuego a la ciudad con cuanto en ella había; pero la plata y el oro y los objetos de bronce y de hierro fueron entregados al tesoro de la casa del SEÑOR.

Luego Tamarin hizo a los niños una simple pregunta moral: “¿Piensan que Josué y los israelitas actuaron correctamente o no?”. Los niños tenían que elegir entre A (totalmente de acuerdo), B (parcialmente de acuerdo) y C (en total desacuerdo). Los resultados fueron:

A: 66%
B: 8%
C: 26%

Más horrible que la opinión, es la excusa… Acá les dejo algunas típicas de las del grupo A:

“En mi opinión, Josué y los Hijos de Israel actuaron correctamente, por las siguientes razones: Dios les prometió su tierra y les dio permiso para conquistarla. Si no hubieran actuado de esa manera o no hubieran asesinado a otros, existiría el peligro de que los Hijos de Israel se hubieran asimilado a los Goyim”

“En mi opinión, Josué hizo lo correcto; una razón para ello era que Dios le había encomendado exterminar a la gente para que las tribus de Israel no se asimilaran con ellos y no aprendieran sus malas artes”

“Josué hizo bien porque la gente que habitaba esa tierra tenía una religión diferente, y cuando Josué los asesinó, borró esa religión de la faz de la tierra”

Si piensan que los del grupo C son mejores, pues se equivocan. Acá pongo algunas respuestas típicas:

“Creo que es malo, dado que los árabes son impuros y si uno entra en una tierra impura se convierte en impuro y comparte su maldición”
“Creo que Josué no actuó bien, ya que podía haber conservado los animales para ellos”

“Creo que Josué no actuó bien, porque podía haber conservado la propiedad de Jericó, si no hubiera destruido las propiedades, estas hubieran pertenecido a los israelitas”

El experimento no termina acá: Tamarin tomó otro grupo de niños israelíes (168 en total). A este grupo de niños les dio el mismo texto del Libro de Josué, pero sustituyendo el nombre “Josué” por el de “General Lin” e “Israel” por “un reino chino de hace 3 mil años”. El experimento arrojó resultados opuestos: Sólo el 7% aprobó el comportamiento del general Lin y el 75% lo desaprobaba.

Estos resultados reflejan que cuando se elimina la lealtad al judaísmo, la mayoría de los niños coincidían con los juicios morales que la mayoría de los seres humanos modernos habrían compartido. La acción de Josué fue un acto genocida, pero la religión hace que se vea como algo distinto. Esto para mí refleja algo muy importante: no necesitamos las religiones, menos si las seguimos al pie de la letra, para ser buenos. Desde el momento en que somos capaces de decidir que parte de la Biblia debemos tomar en serio, cual parte es simbólica y cual corresponde solo “al espíritu de la época” significa que tenemos intrínsicamente la capacidad de determinar, de alguna manera, que es bueno y que no lo es; y ese concepto moral no podría venir de la religión y sus enseñanzas.

Por cierto y ya que toqué el tema, quería hacer un breve comentario respecto a Josué. Los que estén más informados respecto a él podrían responderme esto: ¿Qué diferencia importante hay entre Josué y los israelíes de esa época (o de casi cualquier otra a lo largo de su historia) respecto a Hitler y la Alemania nazi? Después de todo, ambos buscaban “espacio” para su pueblo, teniendo que desplazar a otros para ello. Ambos cometieron genocidio, con la salvedad que los alemanes fallaron, mientras que los israelíes acabaron con filisteos, amorreos, maobitas, canaenos y un largo etc. Por si fuera poco, ambos se sentían llamados por la divinidad para cumplir su misión y para colmo, estoy seguro que si emplazáramos a Josué y a sus seguidores, la excusa que darían para cometer esas atrocidades sería la misma que la que hicieron los generales de la Luftansa en el juicio de Nüremberg: “yo solo seguía ordenes…”

Ya Marx lo explicó muy bien: las religiones son realmente el opio del pueblo…

1 comentario:

mitzio dijo...

ufff por fin comento en el blog de mi amigo POSITIVISTA(esperando que conozcas su significancia), para empezar, la diferencia entre tu "kasi-tokayo" y sus boys kon el pokemon de hitler y sus kids es ke los nazis no aparecen en el antiguo testamento!...............XD..ya en serio, me cuesta encontrarle una diferencia (no obvia).

mmmmm, Karl tenia trauma familiar, jajajajaj..............en realidad de toas las religiones ke e estudiado tienen ese algo ke me aleja de ellas, pero no asi rehuyo de el sentido mistico-espiritual de algunas, ademas, no todo es malo en esta vida, el coran tiene poesias muy lindas, los Vedas y los Sutras tienen mucha sabiduria..

por cierto se me olvidaba, de mis preferidas es la religion Janainista, aunke no la praktiko obvio..............
me konvertire a una religion kuando me de toas las repuestas a mis preguntas, aunke aun si me las diera, las dudaria de su veracidad