martes, 8 de diciembre de 2009

Un pequeño punto azul pálido

Carl Sagan, astrónomo y divulgador científico estadounidense, propuso a la NASA tomar una fotografía de nuestro planeta cuando la sonda Voyager 2 se encontraba a 6,000 millones de kilómetros. La NASA en un primer momento no entendía qué sentido tendría fotografiar nuestro planeta desde un lugar tan lejano. Así, la Voyager giró hacia la tierra y tomó la imagen más lejana que hayamos visto de nuestro mundo:


Al respecto, el científico hizo este comentario:

Desde esta perspectiva tan distante, la Tierra podría no tener ningún interés en particular. Pero para nosotros es diferente.

Consideremos nuevamente ese punto. Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es casa. Eso es nosotros. En él se encuentra todo aquel que amas, todo aquel que conoces, todo aquel del que has oído hablar, cada ser humano que existió, y que vivió sus vidas.

La suma de nuestra alegría y sufrimiento, miles de confiadas religiones, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de la civilización, cada rey y cada campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, cada esperanzado niño, inventor y explorador, cada maestro de moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de luz del sol.

La Tierra es un muy pequeño escenario en una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que, en gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades visitadas por los habitantes de una esquina de ese pixel para los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina; lo frecuente de sus incomprensiones, lo ávidos de matarse unos a otros, lo ferviente de su odio. Nuestras posturas, nuestra imaginada auto-importancia, la ilusión de que tenemos una posición privilegiada en el Universo, son desafiadas por este punto de luz pálida.

Nuestro planeta es una mota solitaria de luz en la gran envolvente oscuridad cósmica. En nuestra oscuridad, en toda esta vastedad, no hay ni un indicio de que la ayuda llegará desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos.

La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Colonizar, aún no. Nos guste o no, en este momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos.

Se ha dicho que la astronomía es una experiencia de humildad y construcción de carácter. Quizá no hay mejor demostración de la tontería de los prejuicios humanos que esta imagen distante de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros más amablemente, y de preservar el pálido punto azul, el único hogar que jamás hemos conocido.


Desde mi óptica, un gran discurso y, aunque no lo parezca a simple vista, una gran imagen. El "círculo" que se ve por donde obita el planeta, no pasa de ser un defecto de la imagen, no se imaginene que la órbita del planeta es un elemento físico similar a una carretera por donde avanza el mundo xD.

Agregaría comentarios personales respecto a la nada misma que somos; de ese mundo teocéntrico donde se suponía que la Tierra es el centro del universo; de el mundo antropocéntrico donde nosotros nos creemos el pináculo de la evolución y tantas otras cosas... pero creo que el mensaje de Sagan lo dice todo. Ojalá les haya gustado tanto como a mí


Saludos!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias por poner este articulo
es emocionante
me gustaria saber la referencia del discurso
Saludos

Valeria dijo...

¿Por qúé en Europa no se permite utilizar suelos para productos trasgénicos?. Creo que dudar de los propios conocimientos te hace más humano,sin soberbia,ver otras opciones no es una agresión. Calmadamente investiga el otro lado.